JORNADA «HERRAMIENTAS PARA MEDIR LA SATISFACCIÓN DE LOS CLIENTES»

El jueves pasado tuvimos la suerte de poder impartir la jornada «Herramientas para medir la satisfacción de los clientes» en la sede central de la Federación de Empresarios de La Rioja. Agradecemos desde aquí esta oportunidad y el apoyo constante por parte de la Fer.

Podemos decir que estamos muy contentos con la acogida y el resultado que tuvo esta iniciativa. Hubo empresas representantes de todos los sectores y un público muy participativo y proactivo que hizo que las más de 2 horas de jornada, no sólo se pasaran realmente rápido, sino que además se convirtieran  en un espacio de aprendizaje común, de experiencias compartidas, de resolución de dudas del día a día,  y por que no, de compartir un buen rato entre todos.

A lo largo de la jornada se hablo de la evolución en el tiempo de la relación cliente-empresa, como una relación de intercambio que ha ido cambiando en el tiempo, pasando de una relación puntual al establecimiento de relaciones duraderas en el tiempo. Vimos las orientaciones de la empresa al mercado, orientaciones a la producción, al producto, a la venta y al marketing, lo que nos lleva al panorama actual, a comprender los desafíos a los que hoy en día se enfrentan todas las organizaciones. El modo en que las empresas respondan a estos retos marcará la continuidad de los negocios y sus éxitos o fracasos futuros.

Hablamos de muchos conceptos y vimos muchos ejemplos para entender qué entendemos por experiencia de cliente y por satisfacción del cliente. Las cifras nos hicieron comprender qué esperan los clientes de nosotros como organizaciones y qué es lo que les estamos aportando en la realidad. Existe un gap brutal.

SATISFACCIÓN DEL CLIENTE, GESTIÓN, CALIDAD, FER, LA RIOJA, LOGROÑO, QEX CONSULTORA

En una segunda parte nos centramos en los diferentes instrumentos que existen para la medición de la satisfacción de nuestros clientes, y cuales son las ventajas e inconvenientes de cada uno de estos instrumentos.

Como punto final, y en conjunto, obtuvimos unas conclusiones válidas para cualquier empresa, grande o pequeña, con 10 ó 100 empleados, y  perteneciente al sector energético o alimentario.

La idea principal es que sin duda, conocer qué esperan nuestros clientes, cuáles son sus expectativas y necesidades, que priorizan en la atención al cliente, y sobre todo, qué hacemos nosotros como organizaciones para responder a todo esto, de manera real, y no teórica, puede constituir sin duda una ventaja competitiva que marcará el futuro de cualquier empresa de hoy y que sin duda nos ayudará a mejorar de manera continua.